divendres, 16 d’octubre de 2009

Quizás nunca te dije te quiero debajo de ninguna luna llena. Me escondía de tu mirada entre el perfume de tu cuello. Yo no tuve ninguna noche en París contigo. Nos guiábamos mutuamente entre las calles más acogedoras y, aún cogidos de la mano, suspiraba y tú negabas con la cabeza. Eso me bastaba para quedarme.Música que queda lejana y luces que aún alumbran mis recuerdos, con la misma potencia de luz que me alumbraron esos coches que pasaban por la carretera mientras nosotros seguíamos allí: distantes, fríos.
Hará un año y unos quince días que rocé tus labios por primera vez. Ahora recorres las mismas calles pero con distinta compañía. ¿Sabes qué es lo más ridículo de todo esto? Nunca creí que necesitaría una hoja de papel para hablar de ti conmigo misma, a las cuatro de la madrugada. He tardado muchas canciones a escribir estas líneas.

1 comentari:

  1. les teves paraules... bff ♥

    m'encanta que us esteu passant tots al blog!
    i jo tambe t'estimo i tame et vull veure cari :)

    ResponElimina